¿Cómo elaborar tu elevator pitch?

Email

Un elevator pitch no solamente es importante en momentos puntuales como una entrevista de trabajo o la búsqueda de financiación para tu negocio, sino que podemos requerirlo en una reunión con nuestro jefe o simplemente en una conversación con desconocidos ya que los instantes iniciales son decisivos para que otra persona forme una primera impresión sobre ti. Para los emprendedores es necesario dominar esta técnica para sacar el máximo provecho de sus contactos y desarrollar su negocio.

Impactar al receptor, comunicarnos despacio pero directos, probar diferentes escenarios en los que transmitir el mensaje y, sobretodo, practicar infinidad de veces son algunos de los consejos que se dan para elaborar un perfecto elevator pitch. Sin embargo, hay algo más.

elevator_pitchEn una publicación a la Harvard Business Review, Jeffrey Hayzles, líder internacional en marketing y relaciones públicas, afirmó que en la actualidad los elevator pitch deben ser mucho más rápidos ya que los momentos de atención son muy cortos. En promedio disponemos de 118 segundos para realizar nuestro pitch, es decir, el tiempo que estaríamos dentro de un ascensor en Nueva York. De estos, los 8 primeros segundos son el “gancho”, los decisivos, los que conseguirán captar o no la atención del receptor. Estos 8 segundos son el tiempo mínimo en que una persona puede llegar a desconectar si un tema no le interesa.

Si consigues superar con éxito los primeros 8 segundos, te restarán 110 para lanzar tu mensaje. Este debe contener los siguientes puntos:

– Atraer la atención del receptor del mensaje.
– Transmitir quién eres.
– Describir lo que tu empresa ofrece.
– Explicar las promesas de futuro que quieres ofrecer.

En estos 118 segundos debes mostrar por qué tú, qué te diferencia del resto de personas que ofrecen lo mismo que tú, tu historia y aquello que podría interesar al receptor de la información.

Ocho segundos pasan en un santiamén y no hay que desperdiciarlos diciendo cosas ambivalentes. Debes ser conciso. Prepara tus 118 segundos elevator pitch múltiples veces y compara los resultados hasta llegar al que finalmente se adapte mejor a tu negocio. Una vez lo encuentres lo sabrás, te va a sonar bien y creerás en lo que dices. Porque si no lo crees tú, ¿quién lo va a creer?

Esta entrada fue publicada en Emprendedores, Liderazgo, Ventas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *